godaddy counter



Estas viendo todo lo que hay en Odiosas de 'Relatos'

28
Abr

Fotos y relato erótico; sensual y excitante relato de una Tía que resultó ser toda una maestra…

“Elvi” nos vuelve a deleitar y hacer vibrar con sus relatos, esta ocasión está tremendamente cachondo y dice lo siguiente:

“relato, soy casada y les cuento que mi sobrina… es mi alumna sexual”

Graicas preciosa, siempre bien recibidos tus eróticas líneas. Léanlas, coméntenlas y disfrútenlas. Sigan aportando a este correo todo el material que gusten, esta es la dirección: material@odiosas.com.mx

Tia y sobrina, tan calientes una como la otra

Hola amores, soy Elvi, saben? por las fotos que recien publique donde muestro en una orgia lesbica y luego con un chico, a mi sobrina, mucho me preguntan como se dio esa situacion, como fue que ella se convirtió a una mujer plena como yo, (pero plena puta je je); veran mas o menos ocurrio asi:
Desde chica este nena mi sobrina siempre trato de imitarme, mis gustos por el maquillaje, luego mis vestidos sexys, mis gestos, siempre “es tu fan numero uno” decia mi hermano; yo lo tomaba a broma, pero cierto la comunicación entre ella y yo era muy fuerte; yo veia claramente que esta chiquita cuando creciera, iba a seguir mis mismos pasos, o mas alla todavía.
Cuando tenia 15 o 16 años, recuerdo en una fiesta familiar, llevaba yo un vestido muy corto y muy sexy, mis familiares ya me conocen y no dicen nada, peor ahí habia otros invitados, y fui el iman de muchos hombres y chicos, y ancianos, que no me quitaban la vista de encima: a mis muslos, a mis senos descubiertos generosamente por mi gran y generoso escote, mi carita, etc; se acerco mi sobrina y me decia.
“Tia elvi, ya viste como los traes? Mira aquellos nomas sonriendose y viendote, estan apostando quien te invita a bailar primero”. Y asi seguia divertida diciendo y viendo como me echaban los perros y me deseaban otros chicos;
y me dijo “bueno tia, y mi tio Uli no se enoja que salgas asi, que te miren asi estos hombres, como perros en celo?” y mi respuesta fue “no hija, al contrario, le gusta que otros me deseen, sentirse dueño de una mujer asi le causa orgullo, y luego cuando quedamos solitos, los dos nos onemos muy cariñosos pensando en todos estos que me vieron”, y contesto ella, para mi sorpresa “aaa,,, cogen rico después, bien calientes por como te desearon, verdad, son swingers?” la pregunta me dejo sorprendida, por la franqueza, pero bueno, a estas generaciones ya no s eles puede ocultar nada; y co naturalidad, me sonrei, dandole a entender un si….

Continuar viendo »

30
Ene

Fotos + Relato: Cuando tu esposa se mete con un taxista en Cuernavaca

Elvi y su esposo nos cuentan:

“Un dia en Cuernavaca
El sábado mi esposa y yo decidimos ir al centro de Cuernavaca, para lo que ella me confeso que se sentía “cachonda” y se puso un microvestido que dejaba ver realmente toda la hermosura de sus muslos, super entallado del trasero, que marcaba perfectamente las líneas de las nalgas,, con sus amadas zapatillas de tacon altísimo de teibolera; parecía realmente un chica de table, que llamaba la atención a kilómetros
Ella, como quizá ya saben, es una madura MILF, esto es, no es una jovencita, pero sus cuerpo, cara y formas se conservan de maravilla, por lo que no le tiene envidia a ninguna jovencita, al contrario, estas la ven con critica y envidia. Desde chica, mi mujer fue iman de atracción de hombres y…de mujeres.
Pero retomando el tema, tomamos un taxi que nos llevo al centro, comimos junto al palacio de gobierno, y luego empezo el “paseo” por esas calles llenas de gente; mi Elvi atraía miradas, y todo tipo de comentarios, pues su atuendo, sensualidad, contoneo de caderas y carita de …puta realmente parecía toda una golfa caminando; entre tanta gente. Yo les confieso, hasta me sentí incomodo, temiendo le faltaran al respeto, o de plano la quisieran violar, pero nada… la gente sencilla es mas respetuosa que los “niños bien”; y ella además, se sentía super exitada precisamente por ser centro de atracción.
Con todo respeto, para nosotros esto es ser cachonda y exhibicionista; el lucir su cuerpo, el provocar a chicos, entre la gente, en la calle, vestida asi..como puta y no en una recamara, con fotos de ginecólogo, o patio trasero; pero cada quien sus gustos claro.
Asi que luego de un rato y atraer miradas, chiflidos, insinuaciones, etc, decidimos regresar a el lugar donde dejamos el auto; trepamos a un taxi y..ahi vino otra travesura de mi mujer.
Elvi entro al vehiculo sin el menor recato, dejándose admirar por el taxista, abrendo ls piernas cuando se recorrio para que yo entrara; luego, se sento enmedio del taxi compacto sedan -atrás-, viendo que el taxista, un señor de unos 45 años, traía un espejo en medio del tablero, por lo que veía perfectamente al pasajero, y en este caso, a los muslos de la pasajera; Elvi empezo a hacerle la charla al chofer, pero al tiempo que abria las piernas, para dejarle ver…la gloria, pues con lo cortísimo del vestido, sentada, ya mediodía, se veía…todo, y todo es, que no usaba tanga, calzones, nada…al natural.
Y déjeme tratar de reproducir parte de esa charla…
TAXISTA; señito que guapa esta con todo respeto, no tiene miedo de andar vestida asi? Llamara mucho la atención mamita
MI ESPOSA. De veras? Te parezco atractiva? Bueno me gusta andar asi; es como muy emocionante, cachondo, pero lo único malo es que aquí mi amigo (señalándome a mi), nomas no funciono a la hora buena ja ja
TAXISTA; como cree reina, si usted es un manjar
MI ESPOSA gracias, pero es que bueno, la primera vez puede pasar, y como aquí mi amigo es empleado de mi esposo, pues como que se escamo, y no “paraguas”, total, me dejaron caliente…lastima que no tenia yo alguna refaccion a la mano, para usarla ja ja
YO Elvi, ya parale, no me quemes aquí con el joven, y lego diciéndole que buscas refaccion a ver si el señor no trae una y te la presta ja ja
ELLA. Ay tu que delicado, pues asi me dejaste, bien pinche caliente, mira mis tetas como están (al tiempo que se las sobaba para pararlas mas); mejor le mando mensaje a pepe, para que me haga cositas ricas ahorita llegando a la oficina
YO: Pepe, tambien a ese guey te andas cogiendo, pinche elvi? que caliente eres
TAXISTA, Pues aquí tiene señito un voluntario, si lo requiere
ELVI, de veras? Es cierto todo lo que se dice de lo cachondo de los taxistas, y que tienen muchas aventuras sexuales con las pasajeras?
Continuar viendo »

29
Dic

Relato Erotico: Me cogí a Elvi en público

Quisiera platicarles lo que me pasó el día de hoy. Llegué al superama a las 4:00 PM, sabía que tal vez era tarde y Elvi ya había llegado. Para mi buena suerte, justo en ese momento se estaba bajando de su camioneta con Ulises. Se veía putísima, llevaba una mini falda de color negro, una blusa escotada roja, sus lentes oscuros y su peluca rubia. Con tan sólo verla, tuve una erección y hubiera deseado tomarla allí misma en el asiento trasero de su camioneta.
Elvi entró al super junto con su marido. Yo iba atrás, y me quedé a distancia. Cuando pasábamos por las medicinas, vi que la golosa diosa del sexo compraba 3 paquetes de condones. Envidié a los hombres que los usarían, pues gozarían de su sexo y sus deliciosas nalgas.

Caminamos a las frutas y yo escogí un par, curiosamente, Elvi fue a los melones. La comparación con sus dulces senos era inevitable, las ganas de besarlos, morderlos y tocarlos eran incontenibles. Continuamos caminando, y Elvi hizo algo que me produjo un escalofrío, bajó un poco su falda, dejando ver que no llevaba tanga… el pensar en su sexo desnudo bajo esa pequeña prenda, hizo que mi pene se pusiera aún más erecto y me costara trabajo disimular.
Llegamos a la panadería, Elvi no podía encontrar charola, así es que yo me apresuré cuando un señor de edad dejó la suya, y se la ofrecí. Ella me sonrió pícaramente, aproveché para susurrarle al oído: “te ves suculenta, quien pudiera cubrirte de chocolate y saborearte”. Elvi volvió a sonreír, recogió pan en la charola y siguió su camino.

En los vinos, nos encontramos de nuevo. Yo estaba revisando una botella y ella hizo algo increíble. Fingiendo tomar una botella que estaba a la altura de mi cintura, rozó mi pene con el dorso de su mano. Casi me vengo en ese momento. -Ay perdón, ¿Me permites? -Por supuesto, pero… si me permite recomendarle un vino. Lleve este español, es buenísimo, suave, un poco dulce… con un gran cuerpo como el suyo. Ella se rió y me dijo: -Ya me ganaste. Déja todo y vámonos.Yo estaba confundido: -Pero ¿Y las cosas? -Déjalo, mi marido se encarga. Fue con Ulises y le pidió las llaves de la camioneta, me tomó de la mano y salimos con calma, pagamos un refresco para que no se viera tan mal nuestra huida y fuimos directo al auto. Elvi y yo subimos al asiento de atrás. Estaba más que increíble y yo me moría de ganas por tocarla, pero no sabía por donde empezar. Comenzamos con un suave beso y Elvi, siempre la maestra, puso su mano en mi pierna, comenzó a subir hacia mi pene, y yo la besé más apasionado en los labios y luego en el cuello. Puse mi mano en su muslo y comencé a subir su falda. Pude comprobar que efectivamente no usaba nada bajo la falda. Ella debió entender mi emoción, pues puso sus manos en mi pantalón, desabrochó mi cinturón y se llevó mi pene a sus labios. Poco a poco comenzó a lamer y succionar, y con cada movimiento de su lengua yo me sentía en el cielo. Luego, abrí su blusa y comencé a tocar sus senos y a besarlos. Ella gemía suavemente, mientras tocaba mi pene y me pedía que la penetrara.Primero lo hicimos de misionero. Sus piernas abiertas abrazaban mi cintura mientras yo la penetraba y lamía sus senos. Comenzamos a movernos más y más rápido y ella puso sus piernas sobre mis hombros para que la penetrara aún más profundo. Fue increíble estar tan adentro de ella. Estaba a punto de venirme, pero me pidió que no lo hiciera. Se volteó y me ofreció sus deliciosas nalgas. La penetré de perrito y le dí una nalgada. Pensé que había cometido un error, pero ella me pidió otra más fuerte. Continúe nalguéandola y sintiendo sus nalgas contra mi pene. Cada vez iba más rápido y profundo. Sin poderme contener, me vine adentro de ella. Estaba exhausto, pero Elvi me reanimó con otra chupada deliciosa y suculenta. Esta vez se sentó sobre mi pene y gimió deliciosamente. Terminamos exhaustos y sudados, compartimos el refresco, platicamos y nos vestimos. Ulises ya había llegado con las bolsas y estaba esperando para subirlas. Le ayudé, después me despedí de él estrechando su mano y de Elvi con un corto beso en los labios.Ahora que pienso en ella, me excito de nuevo y me muero de ganas por verla otra vez.

Hola soy elvi, verdad que lo narro super mi amiguito? Escríbeme papi, parejitas, hagamos estas travesuras juntas

deseosyplacer@gmail.com

25
May

Relato porno: Me cogí a Elvi en publico

Quisiera platicarles lo que me pasó el día de hoy. Llegué al superama a las 4:00 PM, sabía que tal vez era tarde y Elvi ya había llegado. Para mi buena suerte, justo en ese momento se estaba bajando de su camioneta con Ulises. Se veía putísima, llevaba una mini falda de color negro, una blusa escotada roja, sus lentes oscuros y su peluca rubia. Con tan sólo verla, tuve una erección y hubiera deseado tomarla allí misma en el asiento trasero de su camioneta.
Elvi entró al super junto con su marido. Yo iba atrás, y me quedé a distancia. Cuando pasábamos por las medicinas, vi que la golosa diosa del sexo compraba 3 paquetes de condones. Envidié a los hombres que los usarían, pues gozarían de su sexo y sus deliciosas nalgas.

Caminamos a las frutas y yo escogí un par, curiosamente, Elvi fue a los melones. La comparación con sus dulces senos era inevitable, las ganas de besarlos, morderlos y tocarlos eran incontenibles. Continuamos caminando, y Elvi hizo algo que me produjo un escalofrío, bajó un poco su falda, dejando ver que no llevaba tanga… el pensar en su sexo desnudo bajo esa pequeña prenda, hizo que mi pene se pusiera aún más erecto y me costara trabajo disimular.
Llegamos a la panadería, Elvi no podía encontrar charola, así es que yo me apresuré cuando un señor de edad dejó la suya, y se la ofrecí. Ella me sonrió pícaramente, aproveché para susurrarle al oído: “te ves suculenta, quien pudiera cubrirte de chocolate y saborearte”. Elvi volvió a sonreír, recogió pan en la charola y siguió su camino.

En los vinos, nos encontramos de nuevo. Yo estaba revisando una botella y ella hizo algo increíble. Fingiendo tomar una botella que estaba a la altura de mi cintura, rozó mi pene con el dorso de su mano. Casi me vengo en ese momento. -Ay perdón, ¿Me permites? -Por supuesto, pero… si me permite recomendarle un vino. Lleve este español, es buenísimo, suave, un poco dulce… con un gran cuerpo como el suyo. Ella se rió y me dijo: -Ya me ganaste. Deja todo y vámonos. Yo estaba confundido: -Pero ¿Y las cosas? -Déjalo, mi marido se encarga. Fue con Ulises y le pidió las llaves de la camioneta, me tomó de la mano y salimos con calma, pagamos un refresco para que no se viera tan mal nuestra huída y fuimos directo al auto. Elvi y yo subimos al asiento de atrás. Estaba más que increíble y yo me moría de ganas por tocarla, pero no sabía por donde empezar. Comenzamos con un suave beso y Elvi, siempre la maestra, puso su mano en mi pierna, comenzó a subir hacia mi pene, y yo la besé más apasionado en los labios y luego en el cuello. Puse mi mano en su muslo y comencé a subir su falda. Pude comprobar que efectivamente no usaba nada bajo la falda. Ella debió entender mi emoción, pues puso sus manos en mi pantalón, desabrochó mi cinturón y se llevó mi pene a sus labios. Poco a poco comenzó a lamer y succionar, y con cada movimiento de su lengua yo me sentía en el cielo. Luego, abrí su blusa y comencé a tocar sus senos y a besarlos. Ella gemía suavemente, mientras tocaba mi pene y me pedía que la penetrara. Primero lo hicimos de misionero. Sus piernas abiertas abrazaban mi cintura mientras yo la penetraba y lamía sus senos. Comenzamos a movernos más y más rápido y ella puso sus piernas sobre mis hombros para que la penetrara aún más profundo. Fue increíble estar tan adentro de ella. Estaba a punto de venirme, pero me pidió que no lo hiciera. Se volteó y me ofreció sus deliciosas nalgas. La penetré de perrito y le di una nalgada. Pensé que había cometido un error, pero ella me pidió otra más fuerte. Continúe nalguéandola y sintiendo sus nalgas contra mi pene. Cada vez iba más rápido y profundo. Sin poderme contener, me vine adentro de ella. Estaba exhausto, pero Elvi me reanimó con otra chupada deliciosa y suculenta. Esta vez se sentó sobre mi pene y gimió deliciosamente. Terminamos exhaustos y sudados, compartimos el refresco, platicamos y nos vestimos. Ulises ya había llegado con las bolsas y estaba esperando para subirlas. Le ayudé, después me despedí de él estrechando su mano y de Elvi con un corto beso en los labios.Ahora que pienso en ella, me excito de nuevo y me muero de ganas por verla otra vez.

Hola soy Elvi, verdad que lo narro super mi amiguito? Escríbeme papi, parejitas, hagamos estas travesuras juntas.

ENVÍEN SUS RELATOS AL MAIL relatos@odiosas.com.mx

16
May

Relato porno: Mi novia la calienta huevos

María es una de esas chicas que llaman “calienta huevos”, chica bien, de buena familia, que sabe que esta bien buena y así se viste, para que todo mundo le diga algo bonito o lo bien que se ve. Es de las clásicas que le coquetea a cualquier cabrón, y después se raja, ya no se sigue provocando a los weyes que andan tras de ella.
Cuando entro a hacer su servicio social en una dependencia de gobierno, no faltaron los cuates que querían cogérsela. La vieron muy coqueta y buena y no le faltaron pretendientes que la choreaban.
Wal era el típico perro que la chuleaba cuando llegaba, jugaba con su pelo, le ponía la mano en la cintura, la saludaba y se despedía de beso entre la mejilla y los labios, le hacia detalles y regalitos siempre y sin lugar a dudas le decía lo bien que estaba. Ella hacia su servicio social por la mañana y en la tarde iba a la escuela.
Salían a fiestas de su oficina o se quedaban de ir a tomar un café, pero no pasaban del beso apasionado o de un faje en el carro de Wal cuando la iba a dejar a su casa, María no dejaba que pasara algo más.
Un día éste cabrón la llama y le dice que si puede pasar por él, su carro estaba en el taller, ese era el pretexto y como ella para ese entonces ya estaba medio enculada no se negó. Cuando llego por el, María se dio cuenta que Wal no estaba vestido todavía, cuando entro se dio cuenta que llevaba solo una playera y una toalla alrededor de la cintura, la saluda con un beso en los labios, a lo que María no se niega y después se la come con los ojos, iba vestida con una minifalda y una blusa desabotonada que dejaba ver su sexy escote y zapatillas, después de darle una vuelta para verla mejor, se la empieza a comer a besos y pasarle la mano por debajo de su falda, ella se niega y le detenía la mano, pero poco a poco le empieza a agarrar sus nalgas, sus muslos y empieza a desabrochar su blusa y besarle las chichis. Al cabo de un rato, María ya no ponía resistencia y Wal ya la tenia con las piernas abiertas y metiéndole el dedo en su vagina y besándole y chupando sus tetas y sus pezones.
La tomó de la mano y se llevo a la recamara, primero le quito la blusa y el sostén y siguió mamandole y chupándole las tetas, ella no dejaba de gemir, después le quito la falda y empezó a chuparle su estomago y se fue bajando hasta llegar a sus muslos y le quito su pantaleta, y comenzó a chuparle su vagina y clítoris, para ese entonces ella se movía y gemía delicioso. Wal le chupaba y le metía los dedos en su vagina y ella lo gozaba y movía su cintura de arriba para abajo bien excitada, hasta que tuvo su primer orgasmo.
El se paró y se quitó su playera y sus boxers, le abrió las piernas y le metió su pene hasta el fondo, María se quejó bien cachondo y gemía con cada metida de verga de Wal, ella lo abrazaba con brazos y piernas mientras el no descansaba de meterle y sacarle el pito, después la tomó por los tobillos y le abrió las piernas, ella no paraba de gemir; después de un rato se puso las piernas en los hombros y la tomo de la cintura para meterle mas profundo el pito, ella estaba entre gemidos y gritos, y el aceleraba las metidas de pistola hasta que de pronto se separó y se vino en su monte de venus y se limpió el pito con sus pelos.
María después de estar un rato acostados se paró de la cama y Wal la tomó de la cintura y le empezó a besar el cuello y agarrarla de las chichis y comenzó a embarrarle el chile en sus nalgas y a meterle el dedo en su vagina. Así la volvió a acostar este cabron, ella abrió un poquito las piernas y el se la metió en su vagina húmeda otra vez, mientras con una mano acariciaba su clítoris y con la otra una chichi, María no paraba de gemir. Wal le decía me quiero venir en tu boca, me quiero venir en tu boca, ella para ese entonces hacia lo que el quería, y después de un rato se salió y se puso de rodillas frente a su cara y después de unas jaladas a su verga se vino en su cara y le metió la pistola en la boca, ella se lo mamó un rato y después quedaron abrazos.
Se fajaron mientras se bañaban y cuando ella ya estaba vestida lista para irse, Wal la volvió a dedear hasta que tuvo su orgasmo otra vez y por fin se fue.
Cuando yo la encontré en la escuela ella estaba muy contenta y se veía cansada. Me pasó por la mente cortarla de inmediato porque yo como su novio nunca había podido cogérmela, puros fajes y chaquetas. Wal ya me había dicho que se veía que era bien puta y me lo demostró en apenas un mes. Mientras miraba escondido la cogida que le paraba a María, me di cuenta que en verdad ella estaba enculada de Wal, pero no la iba a cortar hasta cogérmela como el lo hizo. Me di cuenta de la peor manera que a mi vieja a quien yo amaba le fascinaba la verga.

ENVÍEN SUS RELATOS PORNO AL MAIL relatos@odiosas.com.mx LOS PUBLICAMOS AL DAI !!!

09
May

Relato porno mexicano: La primera vez con mi cuñada

Antes de comenzar a contar lo que me sucedió, debo decir que es algo real, no importa mucho si no me creen, simplemente hago la aclaración porque me apetece compartir esta experiencia y otras que bien o mal he vivido.
Mi nombre no importa mucho, en ese momento tenía 30 años y estaba casado, vivo en México DF y trabajo supervisando puntos de venta de cierta empresa que para el relato no importa mucho. No soy un galán pero tampoco estoy tan jodido, sin embargo he tenido la fortuna de salir con las mujeres que he querido, claro, hasta que me casé. Además mi trabajo me permite disponer de mi tiempo siempre y cuando cumpla con mis labores, es decir mi horario es relativamente flexible.
Esa mañana como de costumbre mi esposa y yo nos preparábamos para salir a trabajar, estábamos desayunando y las cosas iban de lo más normal. Algunas veces a la semana se acercaba la hermana de mi mujer a la casa para que la llevara a la Universidad, ella estudia veterinaria. Mi cuñada se llama Mariana, tiene 23 años, es blanca, cabello largo por debajo de los hombros, de color negro, labios delgados. De cuerpo es delgada, nada espectacular, sin embargo tiene bonitas piernas y bien arreglada llama la atención. Mi relación con ella es muy buena, desde siempre nos hemos llevado bien e incluso nuestras pláticas a veces son muy entretenidas, en pocas palabras tenemos cierta confianza.
Ese día fue de lo más normal, ella llegó a la casa, nos platicó algo, nos apresuramos y salimos a nuestros destinos. Mi esposa trabaja a media hora de la casa, así que a veces deja su automóvil y la llevo yo, ese día me pidió que la llevara y como me queda de camino pues no había inconveniente, ni era algo fuera de lo común. Dejamos a mi mujer en su trabajo. Tomé el camino que me acerca a la Universidad para llevar a Mariana, tampoco en esto hay nada extraordinario, pues también me queda de paso y al menos tres veces a la semana reviso los puntos de venta cercanos o dentro de la Universidad.
En el camino estuvimos platicando de sus papás, de su hermana (mi esposa) y del novio de Mariana, luego hablamos de fiestas, música, libros y otras boberías. Hasta que me platicó que su novio (con el cual en ese tiempo no tenía más de tres meses saliendo) estaba planeando llevarla a un hotel, sin embargo ella se negaba un poco porque el tipo quería llevarla a un lugar un tanto cutre y ella en tono de broma de decía que al menos su novio le invirtiera un poco más. Yo la escuchaba y le hacía alguno que otro comentario y también algunas bromas con respecto a eso. Le comenté además que ya sabía a qué hotel (de Tlalpan) quería llevarla y que sí, debía invertirle más, además de que también es demasiado de putón.
Ya estando cerca de su facultad me preguntó por mi ruta, le dije que estaría por la universidad y que después estaría cubriendo la zona sur de la ciudad, ella me preguntó si podía acompañarme cosa que no me sorprendió porque en un par ocasiones ya lo había hecho y pues mi mujer tampoco ponía peros ni le molestaba, inmediatamente dije que sí y pregunté por sus clases, cosa que según ella no parecía generarle problemas.

Continuar viendo »

Entrada prohibida a menores de edad, si eres menor te pedimos que abandones la pagina y si es Ud padre informese
El contenido de los videos y fotos no es responsabilidad de Odiosas.com.mx sino de los usuarios que aqui los presentan..
Porno México, Sexo Mexicano, Videos Caseros, Videos xxx, XXX Mexicano, Fotos Porno, Teens Mexicanas, Colegialas